6 Consejos para correr de noche sin ser aplastados

Somos muchos los que por motivos personales necesitamos salir a correr de noche o bien pronto por la mañana sin demasiada luz. Hay muchos peligros que pueden conllevar la desaparición de muchos runners. Para evitarlo, os queremos contar una  serie de consejos para correr de noche con la mayor seguridad posible.

Consejitos para correr de noche

Lleva ropa con colores visibles y reflectante: Es importante que tanto viandantes como vehículos te vean bien, sobretodo si tienes que cruzar calles o correr por carreteras. Seguro que tienes ropa de todos los colores por haber participado en muchas carreras! Aprovecha y saca las que más destaquen… Sobretodo evita llevar ropa oscura. Existen también unas luces que facilitan que los demás puedan vernos claramente. Puedes encontrarlas en muchas tiendas online.

Utiliza el frontal: Si vas a correr por sitios con escasa luz artificial nunca está de más llevar un frontal. Te puedes salvar de tropezar, meter el pie en algún agujero, pisar excrementos, etc. No hace falta usarlo todo el rato pero sí cuando veamos que la oscuridad realmente entorpece nuestro entrenamiento.

Evita el uso de auriculares: Gran parte de los accidentes ocurren por no prestar atención al entorno y ser sorprendidos por coches que giran repentinamente, o nos adelantan de forma brusca y adiós muy buenas. De noche hay que tener los sentidos más finos que nunca. Además se convierte en una experiencia única disfrutar del silencio de la noche, escuchar nuestros pasos y hacernos más conscientes del ritmo de nuestro corazón y nuestra respiración.

Utiliza gafas graduadas: Para los que necesitamos gafas resulta casi obligatorio usarlas de noche para ver bien donde pisamos. Así podremos evitar tropiezos que pueden repercutir en lesiones futuras. Es bastante divertido observar a alguien correr sin ver realmente por donde pisa y realizando zancadas el doble de largas por precaución. Tú puedes ser uno de ellos!

Y para terminar…

Estira y calienta correctamente: Las temperaturas son más bajas por la noche por lo que un buen calentamiento y unos estiramientos son necesarios para evitar que el frío nos cause más molestias de lo normal. 

Hidrátate con normalidad: Finalmente, aunque no sientas la necesidad, hay que hidratarse tal cual lo harías durante un entrenamiento diurno. Cuando hablamos de hidratación queremos decir agua. no cerveza!

Ahora que ya estás listo, disfruta de tus entrenamientos nocturnos. ¡Correr de noche es toda una experiencia y tienes que aprovecharla! Nos vemos en la calle!

Si eres runner principiante no dudes en consultar nuestros consejos para novatos!

Si quieres estar al corriente de nuestros últimos posts, visita nuestra facebook fanpage!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*