Botifarunner trail de La Llacuna (análisis)

La Botifarunner tiene un nombre divertido para ser una carrera bastante exigente. sobretodo si no se está bien preparado. Un trail con pocas subidas pero muy largas, con unas vistas espectaculares y recorriendo el entorno de La Llacuna. Hemos corrido por primera vez en 2018 (la décima edición) y os contaremos lo que nos ha parecido esta experiencia. Ya podemos decir que somos butifarunners y ¡lo hemos celebrado con un gran festín!

Perfil técnico de la Botifarunner:

Mi análisis de la Botifarunner:

Organización: La organización fue correcta, no hubieron problemas para encontrar los dórsales, la salida se lleva a cabo en una plaza con suficiente capacidad para corredores y acompañantes. Hay un aparcamiento cerca de la salida, en un descampado, con suficiente aforo para todos los participantes. Durante la carrera, todo está bien señalizado y con algún voluntario en los tramos que pueden ser más confusos. En la versión de 11k encontramos 2 avituallamientos muy completos con agua, fruta, frutos secos, chocolate, chucherías, etc. Ideal para recuperar fuerzas y seguir.

Meta de la Butifarunner 2018

Inscripción: Online en la página de http://www.botifarunner.com/

Recorrido: Un recorrido duro, muy exigente pero asequible con una buena base en montaña. La distancia de 11k cuenta con 2 subidas brutales, aunque se pueden hacer corriendo ya que no hay zonas de grimpar. La última subida es más floja pero igualmente hay que reservar fuerzas. El paisaje en general es muy bonito y en la primera cima se rodea el castillo, uno de los grandes atractivos de la zona. Las bajadas son muy rápidas pero de exigencia técnica moderada. Solamente en algún tramo había zonas que resbalaban un poco y algunas trialeras con muchos troncos caídos que obligan a estar bastante atento. En resumen es un circuito exigente, bonito y aunque parezca fácil, hay que prestar atención en algunos puntos.

Cronómetro: Chip en el dorsal con SMS al llegar.

Ambiente: Gran ambiente en la plaza Mayor, tanto para salir como al llegar. Se juntan corredores, familiares y se huele la Botifarra. Durante la carrera no nos encontramos con casi nadie, solamente unos pocos amigos que esperan ver a sus conocidos y los voluntarios de los avituallamientos.

Calidad/precio: Un pelín cara en comparación con otros trails.

Obsequios: Camiseta técnica y bocadillo de botifarra + refresco/cerveza.

Butifarunner 22k

En resumen, a tener en cuenta de la Botifarunner

Con que me quedo:

  • La llegada al castillo y los alrededores.
  • Las tres largas bajadas.
  • Los obsequios: tanto la butifarra como la camiseta.
  • Pasar un buen rato en este pueblo tan encantador.
  • La buena organización, con zona de parking, guardarropa, masajes, etc.
  • Compramos un fuet y una secallona en una carnicería del pueblo.

Lo que cambiaría:

  • Un precio algo más bajo.
  • Usar el chip amarillo.

Tenía muchas ganas de correr aquí, ya que de pequeño pasaba muchas semanas en el camping del pueblo. La verdad es que fuimos sin prepararnos demasiado y andamos bastantes veces. Me gustaría repetirla al 100% de preparación. Me quedo con el entorno tan bonito de esta zona, la llegada al castillo y aprovechar para pasar el día en este pueblecito. Si has corrido la de 11k, ahora tocaría intentar la de 22k, ¿no?

El mismo fin de semana también se puede correr la Cursa dels Colls, no muy lejos y con otros paisajes espectaculares. Aquí tienes su análisis. 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*